2 de abril de 2012

El Hombre Tranquilo (via Pere Camins)



Roca Regina cuesta de ver en un solo vistazo, hace falta contemplarla para asimilar bien toda su grandeza, lo descomunal e imponente de este trozo de piedra del Montsec.
Parece en una primera ojeada, un muro sin debilidad alguna, sin un camino logico que nos permita surcar sus muros y alcanzar su cima, pero si observamos con perspicacia adivinaremos sutiles lineas que descubren caminos bestiales de recreacion vertical.


Escalar esta pared tan inmensa, rodeada de historia y leyendas, lienzo de escaladas de los mas punteros escaladores de los años 80 y 90 supone un reto dificil y sabroso. Tengo confianza, hoy escalaremos fuerte, y mi compañero tiene tal determinación que por si sola nos podria subir a ambos hasta lo mas alto de casi cualquier montaña.


El hombre tranquilo escala sin prisa, la roca es su medio y su fin y no tiene ninguna gana de salir de ella. Solo quiere escalar hasta que el cuerpo le suplique un descanso, hasta la cima y si puede un poco más, hasta caer literalmente al vacio, confiando tranquilo en la seguridad de nuestras cuerdas. Quiere escalarlo todo, y ademas en libre.


Cuando llevamos mas de 300 metros de pared escalados empiezo a impacientarme, la roca siempre me resulta abrumadora, es peligroso estar colgado a estas alturas, y siempre he considerado fundamental ser agil y veloz en tapias desconocidas y de grandes dimensiones. Las horas van pasando, el hombre tranquilo escala tranquilo, y yo empiezo a correr y a empalmar largos.


Pronto, pero no hoy, aprenderé un nuevo punto de vista dentro de la escalada, aquel en el que prevalece el estilo mas que la seguridad, entendida esta como velocidad más que otra cosa. Aquel punto en el que lo importante es escalar, siempre escalar, no agarrarse al seguro, arquear los dedos y apretar fuerte tanto si estas en el ultimo de los largos como si aun te quedan 15 de ellos por delante.


Salir de la pared lo mas rapido posible no siempre es la unica opción. Tambien existe la posibilidad de relajarse, regalarse, leer con calma la roca y cada paso, buscar a tientas para hallar la minima posibilidad de subir un metro más, pasar horas infinitas colgado en las reuniones, dejandose absorver por el abismo y sus sensaciones.


Hay que ser un fanatico incansable y hay que estar tremendamente fuerte para intentar no acerar un paso de tu grado limite deportivo cuando llevas mas de cuatro horas escalando, cuando estas a más de 300 metros por encima del suelo y cuando sabes que todavia te quedan muchos largos por encima. Si se puede acerar, se acera y normalmente el hecho extraordinario de intentar escalar en libre una enorme pared supone un esfuerzo que la mayoria prefiere evitar.



Conocida o re-conocida esta faceta de la escalada, la del apurar siempre, independiente del futuro mas cercano, una nueva manera de ver las rocas se impone, siempre que el fisico y las circustancias acompañen, que somos fanaticos pero no burros.
Se trata de trasladar los valores de esfuerzo fisico, dificultad, movimiento y equilibrio en su estado más puro, de la escalada deportiva al ambito de las vias en paredes grandes, sin obviar claro esta que nos movemos en terrenos muy diferentes. Que somos cabras, pero no burros.


Roca Regina (Terradets): via Pere Camins 450 metros 6a/Ae, maximo en libre 7a+, llevar un juego de
                                           friends pequeños-medianos, estribo y agua y comida para pasar el dia.


Salut penjats!!

3 comentarios:

Galo muñoz y Maria Jesus dijo...

Enhorabuena coleguilla,hace ya unos años repeti esta magnifica ruta, la que considero totalmente recomendable para escalarla, venga enhorabuena, estupendas fotos.

Mikel dijo...

aupa Galo! fue la primera aventurilla en esta tapia... y que guapo tio!
La hiciste cuando ya estaba reequipada??

Salut colega!

Galo muñoz y Maria Jesus dijo...

Jajajajajaja.....que va colega la hice ya bastantes años atras, ahora si esta reequipada, pues mejor que mejor...... un abrazote maquina.