9 de junio de 2013

Parvulos alpinos



Niños nerviosos, inquietos, temerosos y pardillos envueltos del blanco cegador de la nieve y el intenso azul del cielo, Mont Blanc du Tacul cara Este.

   El sol, otro sol, otro sol detras, mucha luz junta hay en esta foto. 



Jugando caprichosos, incoscientes a bajar entre gigantes de hielo y roca, aquellos que nos hacen sentirnos diminutos e imaginar grandes aventuras.

Con la boca abierta, lista para recibir a cualquier mosca cojonera y los ojos como platos mirando a las alturas...



Pasan los momentos de felicidad y te quedas como antes, sigues buscando, pero no hay nada que encuentres. Eres demasiado pequeño entre demasiado grandes.



Imaginamos el infierno blanco que es el hogar de la muerte, no quiero ni verlo, pero mientras duré el azul del cielo quiero vivir en este paraiso.



No se que tienen las grandes montañas, las aventuras y sueños que me hacen recordar a la gente estimada

¿Como atrapar un momento para hacerlo eterno?

Esquiador africano en la vieja Europa.

Con las primeras luces avanzas sin darte cuenta. 

En el Paraiso.

En la meca de la escalada libre europea.

Ya no tenemos frio, el calor hace circular nuestra sangre a toda velocidad.

Encadenando todo lo que tenemos por delante, la salida esta alli arriba.

Colgado por las montañas.


Espero que os gusten las fotos. A mi solo me sirven para compartirlas y para recordarme la de motivos que tenemos para seguir imaginando, haciendo realidades, que son infinitamente mejores que los sueños.


Salut colgaos!

2 comentarios:

Andrea Duane dijo...

a la próxima ya no tan párvulos!
volvemos ya?

Anónimo dijo...

Salut company, sóc el Dani Brugarolas.. no sé a on escriure't un mail!!??