30 de mayo de 2012

Montanejos o algun sitio


Txori asegurando a Mikel en el largo 1 de la via Cornelius-moliarte.


Hoy me he levantado cuando el sol empezaba a iluminar por la ventana, estamos en Montanejos, o quizas en otro sitio, que más da. He salido de la furgoneta descalzo y tras remojarme  la cabeza entera en el rio que pasa tan cerca de nuestro pequeño campamento he comenzado a preparar el material de escalada.

Txori en el largo 1 de Cornelius-Moliarte.

Poco a poco, muy poco a poco nos hemos ido despertando, quitandonos las legañas de los ojos.
 Hemos desayunado a lo grande, huevos fritos, chistorra, pan amb tomata, o galletas y tostadas, que más da.
Y durante el cafe de rigor, la musica ha comenzado a sonar bien fuerte para animar y preparar a nuestros aletargados nervios antes de la imponente verticalidad.

Tximo en el diedro final de la via Cornelius-Moliarte a la Paret del Alguacil (Montanejos). 


Mikel en el diedro del ultimo largo de Cornelius-Moliarte.
Durante el camino al pie de via todavia hay lugar para comentarios tontos, palabreria y risas, que más da, pero una vez bajo la pared, mientras ordeno cuidadoso el material en el arnes todos permanecemos callados, espectantes ante el murallon que imponente pero deseoso de nuestros pasos nos espera.

Alguno de nosotros se adelanta y toca la roca, Jara, Tximo, Txori o yo mismo, que mas dá, el paso ya esta dado y va a ser muy dificil retroceder. Solo queda un camino y es el que pasa por que juntos lleguemos a la cima.

Jara en el largo 2 de la via Monsieur.

Jara apunto de comenzar la travesia de Pericondrio Tragal.

Jara ha vuelto tan fuerte de su viaje que ni se da cuenta de lo que escala. Dicé pensar que el Vºsup. por el que sube es simplemente una trepada, y yo me rio.
Más arriba, en otro largo, en un paso aereo y dificil decide probar la resistencia de los anclajes, vuela, y ni con esas se echa atras. Sus nervios son capaces de aguantar aun muchos metros de escalada.

Tximo se encara valiente a la imponente bavaresa de la Cornelius, se aferra a la roca como un lagarto y tras dar unos delicados pasos llega a la reunión mentalizado más que nunca para tambien afrontar el siguiente espectacular largo.


Jara acabando el largo 2 de Pericondrio Tragal.

Que más da en que via estemos, puede que sea la Cornelius a la Paret del Alguacil, la Monsieur, o puede incluso que sea ese viote ochentero del que tanto se habla, la Pericondrio. La cuestión es comó estamos subiendo, qué es lo que estamos viviendo.

A veces se sube pesado, como si cada paso costase tanto o más que levantar una montaña con las manos. Pero unas pocas veces, algunas más en el caso de los más afortunados, se puede escalar de un modo ligero, agil y silencioso gracias a lo que nos transmite el ambiente y el paisaje que nos rodea, gracias al compañero atento que nos asegura en cada paso o que nos acompaña con animos o con chorradas sin sentido, gracias al tacto aspero de la roca que nos recuerda en cada movimiento, con cada agarre, lo pequeños que somos a su lado, que nos recuerda la banalidad de nuestros pasos sobre ella que tanto tiempo lleva viendo pasar la lluvia, el viento y una cordada tras otra.





 No se sabe si por nosotros, el lugar o por algun embrujo extraño que se ha dado en este rincon castellonense escalamos ligeros y felices por entre los agujeros y regletas, el miedo se queda en el suelo y solo importan los movimientos, el siguiente metro de perfecta caliza, la persona que tenemos al otro lado de la cuerda.


Todavia nos queda un largo para llegar a la cumbre, treinta y cinco metros graduados de 6a, que de manera ilogica y sin razon alguna ya no me inspiran ningun miedo.
 Durante las casi cuatro horas que llevamos en la via, la roca, el sol y el viento fenomeno que nos refresca lo unico que han hecho ha sido regalarnos uno tras otro geniales momentos y movimientos, por lo que, con el debido respeto, y sabiendo que todo cuesta un esfuerzo, hoy no quiero tener miedo.   



                                                                                



El agua limpia y "caliente" del rio nos espera, las cervezas en nuestra casa con ruedas, puede incluso que hasta un cordero. Nos esperan los momentos de relajación tipicos del despues, nos esperan muchas otras vias, o quizas no. Que más da.





Paret del Alguacil (Montanejos): via Cornelius-moliarte 200 metros 6b todo equipado.
                                                 Más informacion de esta repetición.

Barranco de la Maimona (Montanejos): via Monsieur 250 metros 6b+, obligado 6a. Todo equipado.

Paret del Estrecho (Montanejos): via Pericondrio Tragal 120 metros 6a+ todo equipado, alegremente.                                                                             


Salut colgaos!!



5 comentarios:

Galo muñoz y Maria Jesus dijo...

Buena zona de escalada, nosotros escalamos mucho por alli, por cierto muy buenas esas vias que os habeis currado, nosotros las hicimos y disfrutamos como nunca, un abrazote mikel, nos vemos por hay escalando....... Galo

Anónimo dijo...

travesía de la Pericondrio Tragal... vaya subidon de adrenalina, mejor que la mejor de las drogas!

Mikel dijo...

Ese largo es unico. Pocas vias cuentan con una travesia en la que acabes con esa sensacion taan cañera!

salut!

Juanan dijo...

HOLA JARA Y MIKEL, COMO ME GUSTA VER FOTOS VUESTRAS ESCALANDO.
SOIS UNOS MAKINOTES, UN FUERTE ABRAZO A LOS DOS. SOY JUANAN.

Mikel dijo...

Osti Juanan que honor leerte por aqui! :) Me alegro que te gusten las fotos.
De momento tanto Jara como yo andamos perdidos por tierras lleidatanas, pero seguro que pronto nos vemos por la Pedriza!

Vienes por las tapias de estos lares alguna vez??

Salut!